lunes, 10 de septiembre de 2007

Lamima



Tenía pensado contar hoy otra cosa. Además no es que esté muy lúcida, atrapada como ando en una de mis familiares jaquecas hemicraneales del alma ( aysss…). Así que sólo voy a apuntar un par de cosas.

Una, que Lamima cuelga hoy un post que no os debéis perder, si quereis conocer cuál es la realidad de la llamada via de “integración” en nuestro sistema de educación. La experiencia que está viviendo con Ainoa y que Inma explica muy bien, entre el dolor y el coraje, siempre con la fuerza y determinación que la caracterizan, os dejará las ideas bastante claras al respecto. Tanto esta vivencia actual de Ainhoa y su familia como otras que me han contando otras familias vienen a demostrar que todos los planteamientos teóricos se estrellan sistemáticamente, año tras año (y eso es lo grave) contra la falta de presupuesto económico, el desconocimiento de la problemática de las personas con discapacidad, la tendencia inveterada a la improvisación y -lo peor- la falta de interés de algunas personas en asumir retos. Al final, la situación siempre la salvan, como se pueda, algunos individuos voluntariosos. (Con permiso de todos, un inciso para Inma: no te vengas abajo; sé que no lo vas a hacer. Tocará pelear casi siempre. Da igual. Con el tiempo, siempre alguien termina entendiendo. )

Otra, que la problemática en el entorno de la educación especial (la enseñanza directamente adaptada a la situación de los niños con discapacidad que no pueden seguir la enseñanza “normalizada”) también presenta carencias, a pesar de que en ella, por lo menos, las cosas están mucho más claras en cuanto a las necesidades que se plantean y los medios necesarios para subvenirlas. Pero también dentro de ella he encontrado hechos inverosímiles y absurdos, y desde luego recuerdo, en el caso de Daniel, que el camino de comienzo no fue nada fácil. Otro día quizás cuente algunas cosas acerca de esto. Aunque es cierto que, debo decir, hoy en día la atención que conocemos en el colegio de Daniel es fundamentalmente satisfactoria.

En fin, no queda otra que seguir empeñándose en cambiar los parámetros con los que funcionan las cosas, día a día. También en el campo de la educación. Un ámbito en el que se creería que la capacidad de entender, de evolucionar, y de compromiso con las diferencias debería estar siempre presente. Sí, bastante triste. Los niños empiezan el colegio en medio de la algarabía y la alegría de TODOS ellos. Eso importa. Y afortunadamente eso es algo que va con ellos. La capacidad de sobreponerse a las torpezas y desaguisados de algunos adultos.

11 comentarios:

lamima dijo...

Se que tu me entiendes mejor que nadie: gracias por tus palabras.
Te aseguro que tengo la absoluta intención de comenzar mañana con la mejor de mis sonrisas y que supliré las carencias que surjan como mejor pueda.
He querido que la gente sea consciente de como funcionan algunas cosas para que "alguien" haga algo por poner remedio.
Estoy segura de que en una semana estaré tan inmersa en su adaptación que todo esto se me hará pequeño. (Ya estoy en ello)
Eso sí, lo de la silla y el baño....tengo a mon marí con el serrucho afilado para ponerse a ello. ¡je!

Anónimo dijo...

¡Hola Luisa! Soy Ana del aula 2. Te leo porque así puedo saber cosas de los niños ahora que he cambiado de trabajo. Yo creo que el miércoles que se me acaba el contrato podré ir a verlos en el recreo y si no, el jueves sin falta. Los echo mucho de menos. Un beso a Inma y Daniel. Ana

Luisa Miñana dijo...

�Mucha suerte para ma�ana a Ainhoa! Ella es lista. Seguro que va a meterse en el bolsillo a la clase. Pero tienes raz�n, hay que reflexionar en voz alta. Hay que explicar. Sin cansarnos. Es importante que se conozca lo bueno y lo malo.
Me da rabia que, entre otras cosas, no hayan sido capaces de pensar ni de solucionar las necesidades de silla y ba�o de Ainhoa. Algo que parece tan sencillo de plantearse, de ver. Y preguntaros a los padres, que sois quienes teneis la experiencia en el tema. Demasiada improvisaci�n, demasiada. De todas formas, �seguro que a tu marido le sale una obra maestra de la artesan�a!
Mil besos, familia.

Luisa Miñana dijo...

¡Hola, Ana! ¡Qué alegría! Ya me dijo Inma que tenías que dejar el cole y lo sentí mucho, de verdad, porque sé que adoras a los críos (y en particular al cascarrabias de Daniel, je, je).
He hablado con Inma y sé que ha vuelto muy contento del cole hoy, primer día. Su nueva profesora, María Jesús, ha puesto una nota contando que ha sido el único de su aula que no ha llorado en toda la mañana, y que le ha hecho siempre caso, cada vez que le mandaba levantar la cabeza. Yo creo que Daniel, aunque ha protestado un poco al levantarse, tenía muchas ganas de ir al colegio. En la parada, por la mañana, dice Inma que ha estado todo el tiempo charrando sin parar, y eso es que está contento. Si quieres mándame un correo (lminana@hotmail.com), y te doy el correo de Inma también. SEguro que si quieres ver alguna vez a Daniel, ellos estarán encantados.
Un beso

ybris dijo...

Ya leí a Lamima y traté de dejarle mi apoyo en MM.
Me alegra también poder hacerlo desde aquí.
Una persona formidable como ella seguirá enfrentándose a lo que haga falta y haciendo que todo sea mejor para quienes lo necesitan.

Que se mejore tu migraña.
Besos

María Manuela dijo...

Cu�date guapa, que esa jaqueca te deje tranquilita. Besos.

SONIA dijo...

Ya sabes Luisa que en este país los que mandas se saben muy bien la letra y la música, eso sí por separado, después hacerlas concordar es casi algo imposible. Le envío un beso enorme a Inmaculada y a su super niña, porque no es más valiente el que gana sino el que no se da por vencido.

Un abrazo

Lamia dijo...

Hola bonita, espero que tu jaqueca vaya hoy un poco mejor.
No he leido todavía el post de Mima porque, como sabes, acabo de incorporme a la vida ésta que vivimos once meses al año. Voy ya mismo para allá porque yo también tengo (aunque de forma colateral) mi propia experiencia sobre el primer día de cole de un niña con discapacidad. Me da la impresión de que mi tata anda parecido que la Mima.
De todas formas, me alegro de estar de vuelta.
Besos.

Luisa Miñana dijo...

Gracias, Ybris. Lamima seguro que agredece un montón todo vuestro cariño, y yo también lo hago en su nombre y en el mío.

Migraña superada.
Besos.

----------------------


Gracias, MM. Vi que habías reproducido el post de Inma. Qué bien. Ha tenido mucho eco. Por lo menos que se difunda el asunto. Muchos besos.

------------------------

Muy bien expuesto, Sonia. Aunque a veces también falta la partitura, desgraciadamente. Te aseguro que Inma no se dará nunca por vencida, eso está claro.
Besotes, reina.

--------------------------

Ay, Lamia. En todas partes cuecen habas. Este tema de la integración, de las necesidades de las personas con discapacidad, de la normalización de las diferencias, es peliagudísimo. Cuánto falta, cuánto, en este país.
Que el regreso sea lo más suave posible. Besotes, guapa, y para tu niño y para esa sobri "especial".

Ana Muñoz dijo...

suerte para ahinoa!

Luisa Miñana dijo...

La tendrá, Anica, y más, porque tiene la razón, sí. Besototes.