domingo, 25 de noviembre de 2007

Antón Castro: un comienzo de novela

para pensar en (entre otras cosas):

la relación padre-hijo,

las durísimas condiciones de la vida de la mayoría en el pasado en este país -todavía somos muchos los que tenemos o tuvimos padres que apenas pudieron hacer nada más que trabajar-,

la visión sobre los discapacitados y de sus inhumanas condiciones de vida antaño -sobre todo en los cerrados universos rurales-, (cómo lo cuenta Antón puede, desde nuestra actual percepción, parecer incluso irrespetuoso, - y desde luego duele - pero era así, era así, no hace tantos años en muchos lugares)

la posibilidad de saltar por encima de todo ello en virtud de algo tan simple como el amor y la bondad: la esencial comunicación

lo bien que cuenta estas cosas Antón Castro.

7 comentarios:

Diego de Rivas dijo...

Querida Luisa,

Ya leído. Me ha emocionado. Esta mañana fria de domingo paseaba con mi padre. Es sabiduría, experiencia y sus consejos son desinteresados. Le adoro.

Algún dia escribiré de él.

Un beso,

Fernando Sarría dijo...

así es...Antón es un mago para esto...sabe darle ternura a cosas trágicas y duras.

laMima dijo...

Magnífico Antón: remueve el corazón ese texto.
Que tiempos más duros Luisa..no sabemos lo que tenemos. Y dices bien: no está muy lejos (seguro que aún..) ese trato inhumano a la discapacidad.Esconder, olvidar, no mirar...
Hermoso y duro ese texto. Dan ganas de más.

ybris dijo...

Emotivo y bien contado.
Así fueron las cosas.
De eso tenemos que aprender.

Besos

39escalones dijo...

Me ha recordado mucho la historia de mis propios padres, es tremendamente emotivo. No creo que llegue nunca a escribir sobre eso, me resulta demasiado difícil.
Besos.

Diego de Rivas dijo...

Escalones, Alfredo, me conmueve lo que escribes de tus padres. Algún día ¿lo harás sobre ellos?

Un abrazo a tí Fernando,

Luisa Miñana dijo...

El texto de Antón es muy emotivo y muy certero. Su lenguaje hermoso y elegante contribuye a enaltecer y a transmutar la dureza de lo que cuenta. Gracias a todos por vuestros comentarios.