lunes, 26 de noviembre de 2007

Fundido en negro



El estupendo libro de poemas de Jesús Jiménez, Fundido en Negro, Premio Hermanos Argensola 2007 (Ediciones DVD) se presenta mañana, martes 27, a las 19,30 en la FNAC de Zaragoza:


TESTAMENTO DE JEFF BUCKLEY


Un nadador divide la soledad en dos:
la primera es del agua;
la segunda, del cielo.

9 comentarios:

entrenomadas dijo...

Es un estupendo libro.
Ahora me quedo un rato de visita.
Pero espero que los mensajes se queden, que no sé qué pasa que se me borran.
Toy tonta total.
Kisses

Luisa Miñana dijo...

Estos días hay cosas raras, con los mensajes, con los horarios de sueño (he leído deprisa), con el viento, ¡el viento! suya será la culpa...

Libro magnífico, sí, que tenga mucha suerte y largo recorrido.

malvisto dijo...

¿Y de qué reino es el nadador...? O es de los dos, y por eso puedo puede dividir. Es solo una pregunta, que quién sabe si lleve a algún lado.

ybris dijo...

Ya había leído ese formidable poema pero no sé dónde.
El libro seguro que es estupendo.

Besos

Luisa Miñana dijo...

Me parece que lo colgó hace un tiempo Marta (Entrenomadas), creo. Lo he puesto también porque me parece absolutamente genial.
El libro es muy, muy, muy recomendable, Ybris, de verdad.

Besos

Luisa Miñana dijo...

Malvisto, seguramente el reino del nadador "no sea de este mundo";);) No sé, tampoco yo sé. Pero es evidente que esta imagen del nadador es la imagen de un pobre ser humano con un pie en el abismo.

Diego de Rivas dijo...

Luisa, me encanta el testamento de Buckley, de verdad. Da mucho que pensar.

El libro, abrí si lo compramos todos.

Besos solidarios y lectores,

Ana Muñoz dijo...

Qué bien estuvo la presentación.

Y el poema de Buckley pues también está genial.

Y ayer Jesús un rumboso rumbero porque estaba de doble celebración, por lo menos. Un escritor como él debería estar de celebración a diario.

mmuak.

Luisa Miñana dijo...

Diego, el libro está a la altura del poema. Recomendación segura.
Un abrazo.

-------------------------

Todo estuvo estupendo, Ana. Es verdad. Ocasiones así dan gusto. Animan. Y sí, Jesús debería celebrar diariamente.

Besotes, reina.