domingo, 13 de enero de 2008

Entre Sueños


Ilustración de Chema Lera para un cuento de Roberto Malo en el Cronista de la Red 15.0


“Es verdad; pues reprimamos
esta fiera condición,
esta furia, esta ambición,
por si alguna vez soñamos;
y sí haremos, pues estamos
en mundo tan singular,
que el vivir sólo es soñar;
y la experiencia me enseña
que el hombre que vive, sueña
lo que es, hasta despertar”.

(Calderón de la Barca, La vida es sueño, jornada segunda, escena XIX, Editorial Austral)




“¿Y por qué se acuesta con una cámara fotográfica?”, seguí pensando mientras me liberaba de ella, sacando la correa por encima de mi cabeza; al hacerlo sentí en el cuello una ligera rozadura.

La tomé en mis manos, encendí la luz de la habitación y observé el contador, el pequeño círculo indicador del número de fotos tiradas. Había un 5. Cinco fotos. Cinco fotos hechas en sueños. Más o menos, recordaba haberlas hecho. ¿Saldrían al revelarlas? "

(La marea del despertar, Roberto Malo, Hegemon, 2007)





Roberto Malo, de tanto contar y contar, debe andar hace tiempo ya del otro lado. Por eso ha escrito una novela trágico-divertida, que es una forma de ser que me parece muy propia de este siglo 21. Es una novela fantástica, donde los sueños se visten con los quiebros de acción y la estética de los video-juegos. Y es una novela calderoniana. De doble dirección entre la realidad y el sueño.

¿Quién no ha querido alguna vez quedarse para siempre dentro de uno de sus sueños?

¿Quién no ha temido que sucediera?

4 comentarios:

ybris dijo...

Me ha encantado la fantasía de Roberto Malo tal como la citas y comentas.
Claramente calderoniano.

Besos

39escalones dijo...

Interesantísimo. Quedarse en uno de los propios sueños... También está el temor a despertar, si el sueño merece la pena. No te cuento en qué sueño me quedaría yo a gusto. Lo dejamos para otro día.
Besos

entrenomadas dijo...

Qué bueno!! Y la ilustración de Chema Lera es fantástica. El último sueño que tuve me dejo taquicardica. Pero otros sueños son terciopelo puro.

Besos mañaneros

Luisa Miñana dijo...

Ybris, Escalones, Marta, la imaginación de Roberto Malo es tremenda, rica, amena; y el tema de los sueños nunca, nunca, tiene fin.
Escalones: cuéntanos ese sueño en un buen guión de los tuyos.