domingo, 1 de marzo de 2009

Poesía para perdidos/2 (Noches de reconciliación)


Hay noches de reconciliación, seguramente con uno mismo. Hay gente capaz de incitarnos a esa reconciliación. Y luego amanece mejor. Como con más respiraciones.

Así fueron el sábado-noche y antes el viernes-noche. Así de capaces son Almudena Vidorreta y Brenda Ascoz, y los showmen que son "Cuidado con el perro", y Martín Navarro con toda la gente de Nadie, . Estuvimos bien, bien en La Campana de los Perdidos, bien en Interferencias. Y éramos muchos en uno y otro lugar, junto a Brenda y Almudena, junto a Nadie. Y eso ayuda. Estar muchos reconforta. Ser muchos disfrutando de la poesía y de la música reconcilia con casi todo. Ser muchos dispuestos a dejarse atravesar por la generosidad intelectual y emocional de la poesía de Almudena Vidorreta y Brenda Ascoz, a dejarse empapar por la música inteligente y comprometida de Nadie, por el muy buen hacer musical de "Cuidado con el perro" demuestra que hay ciudad, hay trabajo bien hecho, hay ganas.

En muchos lugares de la ciudad todos los días ocurren milagros como éstos. Por la noche. También durante el día, que nutre la noche en la que tocan su música Nadie y "Cuidado...", en la que leen sus poemas Almudena y Brenda, que recitaron a la par.


Brenda y Almudena.



Almudena Vidorreta es la palabra rayos X. Cubre el largo recorrido con aliento y emoción, sin perder nunca de vista la indagación intelectual, pero también blande la corta distancia con decisión y regatea la lógica con la cinta de medir de la ironía. Sus poemas de "Algunos hombres insaciables" requieren tono casi declamatorio, y ella ayer lo alcanzó pero barruntando muy bien hasta dónde llegar -actriz vocacional que es- para no dejar a sus poemas casi apocalípticos desprotegidos. Sabe que no nos gustará todo lo que tiene que contarnos, pero ha de hacerlo: eso también es la poesía. La Campana de los Perdidos invita a la confidencia. Y Almudena puso ayer el acento de esas confidencias con sus otros poemas más cortos y directos, gancho de izquierda.

Brenda Ascoz se revuelve contra sí misma y se muerde y luego se cura las heridas y luego se mira en el espejo y luego dice: nada nunca es para tanto y sonríe y también utiliza la ironía para escapar y luego se escucha decir esa ironía y le da rabia. "Ecorché" - como su último libro, del que hablábamos apenas un par de posts más abajo-, piel abierta, carne viva. Y sin embargo, la levedad de Brenda es un lazo corredizo de seda, y así también recita, apretando, apretando, apretando mientas sonríe ella. Como si nada. Mientras intercala una broma. Y al cabo estamos noqueados por tanta soledad, por tanta desconexión mientras se buscan las sinapsis apropiadas, imposibles, y el espectador-escuchador comienza su recorrido errante. Errante Brenda que querría un jardín que no fuera jardín sino un bosque.



Se comprenderá el agradecimiento distendido con que atendimos la música de estos estupendísimos "Cuidado con el perro" -Rafa Sanemeterio/voz y David Guillén/piano-: qué buenos. Se reencarnaron en ellos tan diversos popes de la música popular como Darin, Bowie, Lou Redd (ay, Perfect Day que "me" cantaron y todo), Platters... Una gran idea la de incorporar los intermedios musicales en este ciclo de Poesía para Perdidos, que digo (porque lo tengo que decir y lo quiero decir) que organiza la Asociación Aragonesa de Escritores con el patrocinio del Gobierno de Aragón [atención a la crónica de maestro Forega en su blog, que recoge además la semblanza de la actuación de Rosendo Tello iniciando el curso]


Y Sin asociaciones ni patrocinios ni nada, Nadie saltó a la palestra el viernes en el Interferencias (pub zaragozano que cumplió recientemente sus 30 años de vida en la noche de la ciudad). La formación del viernes estuvo compuesta por David Guillén al teclado (sí, a este chico se lo rifan y con razón y además de buen teclista, David es el mejor veterinario del mundo y de la ciudad - decía el otro día Marta Navarro), Andrés Deser, bajo y trompeta y ex-de “El Galgo rebelde” Rubén Berlín, flauta travesera y violín y Martín Navarro, guitarra, armónica y voz.

Es verdad que hubo algunos problemas de sonido. Pero disfrutamos un montón. Me gusta mucho el nivel de compromiso de las letras de las canciones de Nadie. Me gusta mucho su posición arriesgada haciendo una música no comercial, pero sí absolutamente actual en cuanto a la fusión inteligente de sonidos. Tocan bien, de verdad, tocan bien.








16 comentarios:

Anónimo dijo...

Perfectas crónicas, describiendo con rigor, cariño y emotividad los eventos vividos en este precioso fin de semana. Lo de la Campana tuvo magia, y no te dé reparo en nombrar a Fernando Sarría, el alma del ciclo y, además, amigo mío...Besos.
MAYUSTA.

aurora dijo...

Qué pena no haber podido estar. Otra vez será. Besos

39escalones dijo...

Siempre me pierdo las "Campanas" de la manera más inoportuna. ¿Qué necesidad tenía yo de estar triscando por los montes precisamente este fin de semana?
Besos

entrenomadas dijo...

Alfredo, yo para variar me perdí lo del sábado. Luisa, estupenda crónica. Me la quedo e intento pasársela a David al que veré en un ratito.

Un beso,

M

Manuel Martínez Forega dijo...

Bienechura y tino: eso han hilvanado tus palabras, Luisa, en el bordado de tu post.
Saludos.

Lamia dijo...

Qué gusto da ver tanto arte... No echo en saco roto el calendario que me enviaste y espero poder acompañaros algún día. El viernes estaba de cumple infantil.... ¡Un planazo, ja, ja, ja!

Luisamiñana dijo...

Queda apuntado tu reconocimento, Mayusta.

--------

Alfredo, Aurora, Marta, Lamia: os advierto que las sesiones de La Campana van a hacer historia en esta ciudad, así que procurad formar parte de ellas (ja, ja, ja...)

------------------

Mil gracias, maestro Forega, un honor viniendo de vos.


Abrazos a todos

irene dijo...

Algún día me gustaría formar parte de esos "muchos", y lo haré, por Fernando, por Miguel Ángel, por vosotras y por todos los poetas que asistan.
Un abrazo.

Rosa dijo...

Intenso fin de semana... el de aquí pasado por agua, y eso que este "finde" tocaba desquitarse de tanto examen, pero en fin...
La canción suena muy bien, me ha gustado la música.
Besos.
Rosa.

Luisamiñana dijo...

Irene, estaremos encantadas/os de tenerte en las reuniones de la ginebra azul.

------------------

Mucho éxito con los exámenes, Rosa, que se luzca el esfuerzo. Este fin de semana (que aquí empieza el jueves, 5 de marzo, fiesta en Zaragoza,) nos va a tocar frio a nosotros. Menos mal que la Campana es cálida.

carlota dijo...

Te dejo un beso Luisa. Siempre agradezco, por encima de todo, el buen rollo que se respira con vosotros/as. Gracias.
Lo de la Campana, de calidad.
Muchos besos

Luisamiñana dijo...

Gracias a ti: por cruzar la frontera y venir, por el beso, por disfrutar con nosotros, por apreciar el espectáculo Poesía para perdidos. Un beso.

Brenda dijo...

Te diría que he tenido que contener las lágrimas cuando he leído tu crónica, pero mentiría porque no me dio la gana contenerlas. Muchas gracias por la crónica, y por supuesto, por estar allí.
Besos

Luisamiñana dijo...

Pues haces bien en no contener nada. Pero no quería yo que llorase nadie, y menos ninguna de vosotras dos. En cualquier caso, es una prueba de que las emociones viajan bien a través de las palabras.
Intentar contar lo que allí pasó fue un placer. Gracias a ti. A las dos.
Un beso.

francisco aranguren dijo...

Hola Luisa: vaya ambiente que tenéis en Zaragoza y vaya fin de semana completo que has echado. Leo tu entrada escuchando The Crying Light -lo que es un placer- y luego, me sorprendo con edte clip "Wolf", tan onírico, con esa reiteración de imágnes desconcertantes, inconexas: me encanta. Me ha encantadopasar por aquí, para "verte" y saludarte. Un beso. Paco/Pachi

Luisamiñana dijo...

Lamenté mucho no poder acompañar a Marta a Sevilla, Paco. Me hubiera gustado de verdad.
Sé que la presentación fue muy bien y Marta estaba muy contenta. Todo eso me alegra mucho.
Por aquí, ya ves, lo pasamos bien. Sí. Intentamos que halla cierto movimiento.
Y me gusta que hayas estado bien el rato que has pasado por aquí. De eso se trata.
Creo que volveré ya a disfrutar de mi tiempo diario de bloguear, que he andado un poco agobiá.
Besos.