lunes, 5 de julio de 2010

Bioradiografía


Arrastro un tal grado de bloqueo mental que cuando he ido a teclar la url de este blog para escribir esta nueva entrada no me acordaba de cuál era, esto es tremendo.




No sólo no puedo actualizar estos días ninguno de los blogs (el de Daniel, el Pop-pins, o éste), sino que realmente no, como digo, no alcanzo ni a leer, por supuesto mucho menos a escribir - con lo cual, Pop-pins anda mal y se cabrea-, y tampoco me queda mucho aliento ni impulso para salir por ahí, hablar con los amigos (o no amigos), etc. Es un problema de inanidad. De la parálisis que contagia el hospital. El hospital hace vacío alrededor de él. Por lo menos, esa es la sensación que siempre me embarga cuando tengo que pasar temporadas cosida a él. Y eso que - afortunadamente- hasta ahora nunca he sido la enferma. Pero da igual, el cuidador compone una figura/personaje que merecería un denso, aunque humorístico, tratado filosófico -más que psicológico-, y desde luego una novela de perfil centroeuropeo o ruso (que a lo mejor ya está escrita).



Es un tiempo extraño el de los hospitales. Un tiempo que únicamente mide el transcurrir de la enfermedad. Es preciso para sobrevivir desarrollar un cierto síndrome de Estocolmo.


Y eso es una putada.

Y encima se supone que hay que seguir viviendo como si no /




9 comentarios:

mindinmungui dijo...

¡Como te entiendo!
Yo voy encadenando estancias, y estancias, y gracias que tengo ayuda de familiares..., que si no, creo que habrian acabado ya conmigo, esto no hay humano que lo resista, hay que sacar tiempo para uno mismo y desconectar, ya se que es díficil, por no decir imposible, cuando es alguien a quien quieres el que se encuentra hospitalizado, pero hay que hacerlo porque si no acaban contigo, te quedas como completamente "vacia" por dentro.
Ánimo, mucho ánimo y rodeate de los que te quieren, eso siempre ayuda. Un abrazo.

ybris dijo...

Admirable tu entereza, tu resistencia y tu constancia.
El hecho de que hoy lo digas prueba que el bloqueo no es total.
Todos mis mejores deseos de ánimo para ti.

Un enorme abrazo.

39escalones dijo...

Los hospitales son agotadores, pero hay que animarse. Lo importante es que todo vaya bien, que la escritura y los amigos no se mueven de donde están.
Besos.

Clara dijo...

¿Qué haces tú en el Hóspital?....Dicho esto,en todo lo demás participo,el ambiente, el curso de la enfermedad protagonizan momentos,instantes,que se convierten en días.Lo cotidiano queda reducido y una solo hace caso al tan-tam de las batas blancas,a interpretar jeroglificos y la reducción de cabeza está garantizada.

Besos. Ya hablamos

Marisa Peña dijo...

Mucho ánimo Luisa...y te lo dice una que cae en el desánimo patológico con más frecuencia de la que debería, pero en fin.besotes a todos.

xanela dijo...

Nadie se escapa,
al mundo de
los hospitales.

Mucho ánimo.

Besos

laMima dijo...

Animo queridica, mucho ánimo.
Intenta no empapar ese halo hospitalario, intenta evadirte.
Cuidate mucho. Besos.

aurora dijo...

Hay temporadas horribles, no sólo por lo que estás viviendo sino por lo que se ve alrededor. Se queda uno como bloqueado. Es lo que toca ahora, pero todo pasa y vendrán tiempos mejores. ¡Ánimo! Besos

Luisamiñana dijo...

Muchas gracias a todos. Es bueno saber que las emociones y las sensaciones son empáticas, compartidas.