lunes, 11 de abril de 2011

NoteBook/1: Puentes

Hoy he venido andando a trabajar.

Tengo un camino privilegiado para ir desde mi casa al trabajo. Aunque el clima exigente de esta ciudad lo convierte en inhóspito a menudo. Sobre todo si hace viento. Hoy hay cierzo, pero no machaca. 


Cruzo el río en alto. La rehabilitación del puente de la Almozara permite al transeúnte casi levitar a la altura de  la línea del horizonte del Ebro. Iba pensando algunas cosas esta mañana, mientras cruzaba el puente: en ésto de levitar, de caminar neumáticamente como los supertrenes japoneses, pero despacio. También se me ocurrían otras cosas, en relación con Pop-pins. Y me ha dado rabia porque no podía pararme a anotar, ni aún en el iphone: no sé caminar y escribir al mismo tiempo. Estas cosas no me gusta grabarlas: luego las oigo raras. Y pensaba que me gustaría poder desplegar algún tipo de dispositivo pequeño en plan de holograma, que no desvirtuase el paisaje y que me dejara ir haciendo anotaciones, etc. Esto debe ser -también me he dicho- por mi obsesión relativa con la cosa de la cibercepción (igual mañana o pasado pongo el texto que está en Narrativas 20 y que también saldrá en Imán (AAE). Pero no importa.


La cosa es que cuando llego al trabajo y empiezo con mi repaso a la prensa veo ésto:







2 comentarios:

laMima dijo...

Un poco visionaria andas tú....
Conozco las sensaciones de ese paseo, pero veo que no te has atrevido con la pasarela; con el cierzo de hoy caminar con ella también resultar una experiencia "háptica" (y mareante, jeje).
Besos.

Luisamiñana.blog dijo...

Ya me gustaría atravesar más veces la pasarela... Pero es que esa curvilla que hace me desplaza de golpe un montón de mi trayectoria natural (o sea la que lleva a mi lugar de trabajo, tú sabes). Así que nada: puente de la Almozara, qué bien resistes....
Gracias por avisar de lo del mareo en la pasarela con viento: yo me mareo en el tranvía, si no conduzco:-)

Besos