martes, 3 de mayo de 2011

Estoy hecha un lío



Obama: "Estados Unidos ha matado a Osama Bin Laden". 



Creo que (es decir ando dándole vueltas a la cabeza),

si ningún líder occidental ha tenido empacho en manifestar abiertamente su sincera alegría y anuencia ante la liquidación de Bin Laden

(ante la narración del espectáculo cinematográfico no visto de la liquidación de Bin Laden)

que si las manifestaciones populares de alivio y alegría (ojalá no se trunquen) recorren sin prejuicio el mundo (prejuicio ético ante el acto de una muerte buscada, -   la  de un despiadado terrorista, que no merece piedad,-  

prejuicio ético que no hace muchos años hubiera inhibido formalmente sin duda un buen número e intensidad de dichas manifestaciones)


creo simplemente que nuestra idea del sistema democrático ha cambiado efectivamente. En parte quizás (o sobre todo)

porque han cambiado las formas en que las guerras ocurren. 




4 comentarios:

39escalones dijo...

Yo creo que más que cambiar nuestra idea del sistema democrático, es que algunos se han dado cuenta de que ya no necesitan el maquillaje democrático para disimular lo que siempre han sido. Valga para los USA y para más cerca. Lo que ha pasado con Bin Laden, el hallazgo de pistas a través de la tortura, el júbilo y la congratulación por una ejecución de un tipo desarmado al que convenía arrestar, procesar, juzgar y condenar, aparte de para dar ejemplo, para utilizar la información que pudiera sacársele a él o a los suyos, es la sepultura definitiva a las ilusiones democráticas. No sólo ahora se entiende legitimada la tortura (el fin justifica los medios), sino que se sustituye la justicia por la venganza. O es que quizá convenía liquidar al tipo para que no hablara de quién le ayudó el 11-S, qué tenía que ver Arabia Saudí con ello (para, de paso, recordar que Irak no tuvo nada que ver) y qué saudíes amigos de Bush estaban en el ajo y qué hacían en Estados Unidos precisamente esos días invitados por ellos mismos. Por supuesto, no espero leer nada de eso en ninguna parte; ya estarán azuzando las teorías conspiranoicas precisamente para restar argumentos a cualquier alternativa de pensamiento que no sea convertir a Obama en John Wayne.
Por si acaso alguien pensaba que Obama era otra cosa, espero que con esto se le haya caído la venda de los ojos.
Besos.

Luisamiñana.blog dijo...

He escrito una larga exposición de mi punto de vista y la maldita no-velocidad de la conexión en la que ahora estoy me lo ha mandado al garete. Así que intentaré volver a escribir desde otro lugar. En todo caso, por si puedo subir ésto, lo que quería anotar es que estando de acuerdo con lo que dices, querido Alfredo, es precisamente la cuestión del maquillaje la que me mosquea. Ya explicaré.

aurora dijo...

Yo también ando dándole vueltas a la cabeza, y cada vez entiendo menos según qué cosas.
Se supone en ellos son los buenos y tienen que hacer las cosas bien.
Entiendo que una persona que ha sembrado tanto horror y amargura, tenga que rendir cuentas, y no pocas, pero esto me ha parecido el "ojo por ojo", que no creo que sea la práctica más democrática. Besos

Rosa dijo...

Nunca pensé que en pleno siglo XXI y con una democracia llegaría a tener tanto miedo de los Gobiernos y los gobernantes (tanto los que Gobiernan de cara al público como los que lo hacen discretamente entre bambalinas)... y conste, que puedo llegar a comprender que se le desee la muerte a una persona que ha hecho tanto daño, pero...
Besos.
Rosa.