viernes, 10 de agosto de 2007

Daniel in the beach




Estos días Daniel debe andar entre piscina y olas marinas, si ha acompañado el tiempo, tan inseguro este verano. No sé si habrá aprendido alguna nueva palabra en inglés, porque últimamente se le ha despertado una inclinación devocional e irrefrenable por el idioma de Shakespeare. Seguramente lo habrá hecho, mientras pasea con sus papás por la orilla de la Playa d´en Fóres o junto al muelle del puerto, oyendo la variedad de lenguas que al atardecer inundan las orillas del mar. Esperemos que la cosa quede de momento en el inglés o nos volverá locos.

El último día que cenamos juntos, antes de que iniciara las vacaciones playeras, aprendió de golpe a decir “Burberry”, sólo con oír la palabreja-marca comercial una única vez en la televisión. Nos temimos lo peor: se está convirtiendo en un niño-pijo, pensamos. Pero no, lo que pasaba es que se partía de la risa que le daba escuchar lo de “berbrriiissssss” (más/menos transcrito) en boca de una señora, ella sí muy pija/sinclase, que salía enseñando perfiles durante un sarao televisivo.

Luego durante la cena de los adultos, estuvimos practicando mucho el “I go to the beach” y, un poco a trompicones fonéticos, consiguió Daniel decirlo con mucho sentido.

Todo empezó hace ya algún tiempo, cuando nos dimos cuenta de que le gustaba mucho oír hablar en inglés. Ahora que se pasa los días charrando a su modo sin parar, ha quedado claro que parece resultarle el inglés más fácil que el castellano.

Por su cumpleaños recibió como regalo (entre otros, por supuesto…) un deuvedé de los “Little Einsteins”, dedicado a los números. Daniel sólo quiere escuchar la versión inglesa -(dos, tres veces seguidas, claro), y por su cuenta ya dice (con alguna que otra trampa): one, two, three, four, five, six y saltamos a eight. Hasta la saciedad toca repetir estos números en inglés, de seguido o sueltos. ¡Ay! ¡no os podéis imaginar qué juergas! ¡Qué alegría tan enorme cada vez que le sale bien pronunciar una de esas palabras! ¡Las carcajadas llegan a lo alto de las torres del Pilar! ¡Y qué nervioso, de la emoción!

Para nosotros es un poco misteriosa esta inclinación que le ha entrado por la lengua inglesa. Aunque de casta le viene al galgo, pues Daniel tiene una mamá políglota. Pensamos que acaso para su laringe es más fácil la fonética inglesa. Así que ya nos tememos que todos tendremos que ponernos las pilas con el inglés para entendernos con Daniel…. Ja, ja, ja. Por supuesto, que nos daría igual. Ojala.

Hace unos días Innisfree colgó, dedicado a Daniel, un video de la canción “Mujeres de Irlanda” en la versión que The Chieftains hicieron para la banda sonora de “Barry Lyndon” dirigida por Stanley Kubrick. En post anterior Innisfree había explicado la historia de esta canción, con un video de Sinéad O’Connor. Es una de las melodías preferidas de Daniel, además de ser hermosísima en sí misma. Así que la traigo aquí de nuevo para que la recordéis, esta vez en la versión de Mike Olfield.

7 comentarios:

Magda dijo...

Luisa, creo que, además de la facilidad que tiene Daniel para otra lengua, lo que le llama la atención es el sonido, los fonemas del inglés son graciosos, digamos, como que debe de escucharlos y sentirlos "cantaditos", decimos por acá. El "berbrriiissssss" se oye gracioso.
Leí la explicación de la historia de la canción con Innisfree y con la traducción al castellano me di cuenta de que es bellisima. Desde hace un par de semanas mi pc se quedó sin sonido y no puedo escucharla :(

Luisa Miñana dijo...

Sí, sí,seguro que es éso, Magda. Hoy mismo, después de escribir el post, me han contado que efectivamente ya ha aprendido un par o tres de nuevas palabras, y que en la calle se monda de risa en cuanto oye hablar en inglés o en francés o alemán, que en la costa abunda mucho en estas fechas el plurilingüísmo...
Qué lastima que no tengas sonido. En cuanto puedas escucha la música, es una hermosura.
Besos.

lamima dijo...

¡Toma con el chaval!, pues a mí me haría polvo porque "soy de francés" y reconozco que mi conocimiento de inglés se limita a lo que aprendo de algunas canciones que me gustan...
Es curioso, si, que tenga esa inclinación y facilidad para ese idioma; probablemente como decís será una mezcla de inclinación natural y posibilidades físicas...pero qué bien. ¡Otra forma de comunicaros!
Seguro que se lo está pasando en grande en la beach, ¡of course!
¡Ay esa canción!

Luisa Miñana dijo...

Bueno, mi inglés tampoco es como para tirar cohetes -fallo gordo-. TAmbién sé bastante más francés. Pero estoy dispuesta a hacer el esfuerzo, por supuesto. De momento con lo que sé, llego. Ja,ja, ja
Yo creo que sí, que le hacen gracia los sonidos, y luego me parece que son más fáciles de pronunciar para él los sonidos en inglés, como más adecuados a su no mucha capacidad de movimiento de la laringe. Aunque ayer me decía su madre que en el francés también se fija, el tío.
Se lo está pasando bomba, I know. Al parece, un disgusto cuando hay que irse de la playa.

Besos, besos.

ybris dijo...

Me alegra saber que Daniel es aficionado al inglés. Es probable que le resulte más fácil pronunciar palabras de ese idioma que las larguísimas en español.
Es una rabia no poder escuchar esa canción a través de la lentísima conexión a internet a través de móvil de que dispongo cuando estoy en la sierra madrileña. Intentaré repasar los tres discos que tengo de los Chieftains y los dos de Mike Oldfield que comprimí en mp3 para llevármelos en el reproductor portátil.

Besos (y un abrazo a Daniel)

María Manuela dijo...

Jajaja, qué bueno...bien está, mejor que le de por aprender inglés que por ser pijo.

Menudo descubrimiento!!! hace un tiempo Fernando me dijo que le gustaba mucho esa melodía, yo no sabía cual era, pero ahora resulta que tengo una versión (oboe creo que suena) en mi "best selection" de música para las clases de relajación...que cosas.

Espero que Daniel lo pase bomba en las vacaciones, se las merece porque me parece que es el que más cuarra de todos los que estamos por aquí.

Besos y disfruta tú también de las tuyas.

Luisa Miñana dijo...

Sí, Ybris, eso creemos, que los sonidos como más sincopados y los fonemas más cortos del inglés le resultan más fáciles. Aunque ya he contado que ahora resulta que el francés también el hace tilín. En fin.

SEguro que cuando oigas, la reconocerás, es bastante conocida, creo yo.

Disfruta en la sierra. Nosotros nos vamos al mar. Besos

---------------------

Ay, sí, MM mejor políglota que pijaito, ja, ja, ja...
Estoy ya impaciente por pincharle para ver cuántas cosas dice. Y sé que se lo está pasando muy bien. Aunque es muy corajudo y cuando hay que irse de la playa o salir de la piscina creo que monta unas buenas broncas.

Besos.