jueves, 10 de julio de 2008

Blindaje contra la desesperación


Dibujo de Chema Lera para su sección "Voladuras" en El Cronista de la Red

El titular de hoy:
El mar se cobra la vida de nueve bebés y seis adultos que intentaban llegar a España en patera--


Yo creo que no hay directiva que pare ésto.

Sólo son formas de aumentar el dolor:

5 comentarios:

Todo-a-un-leru. dijo...

Pocos blindajes existen contra la rabia, la desesperación, y todo lo que te produce leer ese titular.
Por supuesto que la Directiva no lo parará (en cualquier caso lo empeorará), pero lo peor de todo es que TODOS lo hemos sabido siempre, igual que siempre supimos todos que en Iraq no se encontraban las amas de destrucción masiva que se pusieron como excusa para invadir el país... lo más triste es que los mismos que han hecho esta directiva, al igual que los que hicieron esa guerra, también lo sabían desde el principio.
Besos.
Rosa.

Luisa Miñana dijo...

Tienes toda la razón, Rosa. Vivimos instalados en el cinismo.
Una vez más, no hemos aprendido nada. Miles de años de historia para nada. Seguimos construyendo sociedades vueltas sobre sí mismas, miedosas, incapaces de mirar hacia afuera.

39escalones dijo...

La (des)Unión Europea me da asco. Así de claro. Cuando hablan del "problema de la inmigración" no hablan del problema de los inmigrantes, sino de los nuestros cuando están aquí. Cuando hablan de ayudas, hablan de parches. ¿Por qué no ayudan a los países de origen desmontando el sistema económico neocolonial que se mantiene en África (o en América Latina) desde los años 50? Parches, hipocresías baratas, engañabobos, mentiras, la moderna esclavitud de "te hago trabajar ilegalmente cuando te necesito pero cuando hay crisis te echo". Eso sí, aplicando las 65 h. semanales para sustituirte.
Eso sí, mientras a hablar de chorradas como el "efecto llamada" (sabido es que en Chad todo el mundo lee el BOE cada mañana para ver qué sanción les espera cuando lleguen a Canarias) y cosas por el estilo.
Qué pronto olvida la gente la cantidad de españoles que tuvieron que huir motivo de la desesperación en 1939, o que marcharse a buscarse el pan en las décadas siguientes. Y qué pronto se olvida (o se miente) sobre la supuesta emigración "legal" de los españoles en ese tiempo. Cierto que muchos se fueron contratados y con papeles (mi padre, por ejemplo), pero según el INE sólo uno de cada cuatro españoles de la época de la emigración económica se iba con papeles (y eso sin contar los exiliados de 1939). Pero nosotros seguimos pensando que somos mejores, que tenemos más derecho y que siempre obramos bien, en orden y con disciplina. En el fondo lo que hay detrás siempre es el racismo contra el pobre.
Besos

Luisa Miñana dijo...

Lo has expresado con contundencia y exactitud, Alfredo.
"El efecto llamada" se denomina miseria, hambre, inseguridad, impotencia... todo lo que empuja a un hombre, a una mujer, a un niño, a irse a miles de kilómetros de su cultura, de sí mismo, simplemente para sobrevivir, para encontrar un poco de dignidad. Esa dignidad que muchos de los aspectos de la directiva quiere fagocitar, sin más.

entrenomadas dijo...

A mí me puede esto, no es que sea una vergüenza es un delito cotidiano, un crimen a diario.
Y sí, hay soluciones, pero hay que querer verlas y ponerlas en practica a costa de tanto bienestar de mierda.


M