viernes, 13 de agosto de 2010

Banda sonora/48: Tatuaje, Concha Piquer



He urgado un poco en la Red en busca de una versión de la canción "Tatuaje". Pero he debido buscar mal. No encuentro ninguna que me guste realmente - bueno, una un poco-, (y eso que he escuchado algunas interpretadas por gente importante: cuando estoy rara, estoy muy rara). Dada la tesitura, traigo la clásica, la de dña Concha Piquer, que es la que a ella seguro le seguirá gustando: audio pero sin video (así es la Historia).









Esta canción (imponente en su género y fuera de él) ha formado parte sustancial de mi educación sentimental novelesca. Pero en estos días la he recuperado definitivamente por una muy emocionante circunstancia:

algunos raticos se la cantó muy bajito (ya lo hacía en el hospial, cuando se desorientaba mucho o se ponía muy nerviosa): le gusta la canción (también le gusta "Caminito" o "Reloj no marques las horas"), y escuchándola enseguida se queda dormida.







8 comentarios:

ybris dijo...

Es verdad. Hay canciones que las circunstancias hacen emocionantes.
Sobre todo cuando son los últimos asideros a la propia vida de la alguien va poco a poco olvidándose.

La versión de Concha Piquer es preciosa.

Besos.

Jose Ramon Santana Vazquez dijo...

...traigo
sangre
de
la
tarde
herida
en
la
mano
y
una
vela
de
mi
corazón
para
invitarte
y
darte
este
alma
que
viene
para
compartir
contigo
tu
bello
blog
con
un
ramillete
de
oro
y
claveles
dentro...


desde mis
HORAS ROTAS
Y AULA DE PAZ


TE SIGO TU BLOG




CON saludos de la luna al
reflejarse en el mar de la
poesía...


AFECTUOSAMENTE
LUISA

ESPERO SEAN DE VUESTRO AGRADO EL POST POETIZADO DE CACHORRO, FANTASMA DE LA OPERA, BLADE RUUNER Y CHOCOLATE.

José
Ramón...

laMima dijo...

Yo ayer, también de hospitales, pasé un buen rato haciendo "manitas" con él. No me soltaba, je, pero sería chulo conocer alguna en euskera. Bah, igual hasta me acompañaba. Besicos.

irene dijo...

El poder de las canciones, de algunas melodías, yo no puedo evitar sentir una triste melancolía cuando escucho Candilejas, era la canción preferida de mi padre, además me parece preciosa.
Tatuaje también es muy bella, espero que sirva de bálsamo.
Muchos besos, Luisa.

Ligia Ruiz dijo...

La canciones, letras que en debidos momentos de nuestras vidas nos hacen sentir, volver y revolver en el baúl de los recuerdos. Así como a veces queremos encontrar una letra que nos envuelva y nos inspire.

Me agrada haber encontrado este blog, espero no te moleste...

Gracias por compartir un poco de ti.

Saludos

Luisamiñana.blog dijo...

Muchísimas gracias a todos: quien y más quien menos sabe de lo que hablo, evidentemente.
A menudo en este tiempo nuestro tendemos a no implicarnos demasiado en nada: somos hijos de un tiempo veloz y claramente superficial (no es ni bueno ni malo, es así y tiene sus posibilidades, como otras épocas). Pero para algunas cosas hay que tomarse tiempo y ser todo lo profundo y hasta dramático que a uno le haga falta. Y algunas despedidas definitivas lo requieren.

Jesús Arroyo dijo...

Ya vengo en un barco... a decirte que es mi preferida.
Besos.

TERTULIANA dijo...

http://iiiencuentropoesiaenred.blogspot.com/
Nueva entrada