lunes, 20 de septiembre de 2010

Ayer solamente me sentía capaz del silencio.

La prensa e internet están hoy llenos de artículos y palabras sobre Labordeta. Como mínima aportación a esta marejada de cariño y reconocimiento, recupero un post de hace tiempo, escrito al hilo del homenaje que se le brindó a través de libro publicado por Rolde y del concierto en el Teatro Principal de Zaragoza.


Mi reconocimiento:

http://luisamr.blogspot.com/2008/11/de-reconocimientos.html

3 comentarios:

Lamia dijo...

Silencio y lágrimas. Todavía recuerdo algunas mañanas muy mañanas que compartí con él en la Cadena Rato hace..... mil años.

Inde dijo...

Eso es muy bueno, Luisa: recordar que se le quería y se le echaban mil piropos y más, cuando los podía disfrutar; y no sólo el funesto día de las alabanzas...

Besos grandes,

Gabrielle Dupré dijo...

A mí el silencio me acompañó casi un mes.

Luisa me encanta tu blog, sé que escribiste un libro, espero poder encontrarlo en mi país.