miércoles, 7 de noviembre de 2007

Once upon a summertime

Tengo esta canción metidica por las dentritas. Hago esta ceremonia pública de exorcismo, a ver si consigo librarme de ella un rato, por lo menos. Me encanta (en todos los sentidos). Sobre todo en la voz de Astrud Gilberto, aunque no desdeño la versión instrumental del superbe Miles Davis, que vamos a usar en esta comunión. La otra versión que también dejo, grabada en directo, no tiene casi calidad, pero si subis un poco el volumen del ordenador, a lo mejor conseguis seguir la letra. Que alguien se quede la canción un rato por favor. Tengo que descansar de tanta melancolía.






Once upon a Summertime if you recall
We stopped beside a little flower stall
A bunch of bright forget-me-nots was all
You'd let me buy you.
Once upon a Summertime just like today
We laughed the happy afternoon away
And stole a kiss in every street cafe
You were softer than the flowers on the trees
I was as proud as any boy could be
As if they mayor had offered me the key
To Paris.
Now another Wintertime has come and gone
The pigeons feeding in the square have flown
Do you remember when the vespas chimed?
You loved me once upon a Summertime.








Un verano, si recuerdas,
nos detuvimos en un pequeño puesto de flores.
Un ramillete de brillantes no-me-olvides- fue todo
lo que me permitiste comprarte.
Un verano como hoy
nos reímos al atardecer
y nos robamos un beso en cada café.
Tú eras más suave que las flores de los árboles.
Yo estaba tan orgulloso como un muchacho podría estarlo,
como si el alcalde me hubiera ofrecido la llave
de París.
Ahora otro invierno ha pasado,
los palomos que comen en la plaza han volado
¿Recuerdas cuando las vespas parloteaban?
Tú me amaste una vez.

9 comentarios:

ybris dijo...

Yo me he quedado un montón de tiempo. Nada mejor que dejar el reloj y disfrutar de lo que se ofrece con tanto acierto.
Espero que te ayude a pasar la melancolía.
A mí me vendrá bien dibujarme una para humedecer el tiempo seco que tenemos por aquí (dentro y fuera).
Mientras escucho, voy repasando la letra. No me extraña que se te clave en todas las dendritas si se te junta con recuerdos de veranos en que sólo pudiste comprar nomeolvides y andar robando besos con el orgullo de sentirnos casi en París.
Y con la esperanza de recuperar esos recuerdos cuando llegue el invierno.
La versión vocal también es preciosa y la he escuchado bien (con auriculares, que a estas horas me esfuerzo por no despertar a nadie).

Un rato agradabilísimo escuchando, Luisa. Nada como olvidarse del tiempo en buena compañía.
Espero que te ayude a exorcizar demonios de melancolía (Tan deliciosos, por otra parte...)

Besos.

laMima dijo...

Mira que maja "pasándonos la nota"..pero con bellezas así me apunto al exorcismo ipso facto.
Es preciosa aunque tendré que esperar a mediodía para escuchar a Gilberto, que tengo peña dodo a estas horas y no es plan.
¿Ya añoras el verano?...mujer....
Besicos exorcizantes...jeje
PD De todas formas no te quejes que yo, gracias a mi hijo, amanezco con cada canción "pegada" que ríete tu..

39escalones dijo...

Como criatura puramente invernal o de entretiempo, no soy víctima propiciatoria de nostalgias veraniegas; demasiadas moscas, sudores, fuegos, pesadez, guiris, olor a crema de protección solar, demasiadas carnes al aire (o demasiado pocas, según se mire), etc. Ahora, con esta música, hasta me lo pensaba.
Besos

pepe montero dijo...

De ese emparrado musical
enracimado de nostalgia,
tomo algunos granos maduros ya,
de malgastado tiempo
que se escaparon verdes y ácidos
entre la torpeza de mis dedos.

Luisa Miñana dijo...

Mil gracias a todos por tomar algunso trocitos de esa persistente melancolía... Prometo varearla como a los olivos.

Y bienvenido, Pepe. Un saludo.

Apostillas literarias dijo...

Es una canción poema, Luisa. ¡Qué bella!

La melancolía trae nostalgia de algo bonito, me parece. Que pase pronto y llegue a ti eso bonito que añora la nostalgia de la melancolía...

Un abrazo ya con friito por estos lares, aunque no mucho.

Luisa Miñana dijo...

Sí, sí es una canción-poema. Es deliciosa. Mejor nostalgia que melancolía, sí. Con su susurro evocador. Bien. Por aquí ya un poco de frío también, demasiado temprano para mi. Pero aún no es invierno-invierno, aún no.

Besos, guapa

entrenomadas dijo...

Yo, yo, me la quedo yo.
Qué maravilla, y el texto.
Yo quiero tocar así, no sé si mis pulmones podrán.
Me la quedo, me la quedo.
¿cuánto es?

Besos

Luisa Miñana dijo...

Nada, nada, es un regalo. Es lo bueno de la música, se puede compartir sin carga onerosa alguna. ¿La trompeta de MD? En fin, siempre de escalofrío.
Besos, reina.